Euge Suaez y Nicolas Cabre: La luna de miel más esperada

Se miran, se presienten, se desean, se acarician, se besan, se desnudan, se respiran, se acuestan, se olfatean" (Oliverio Girondo, Poema 12)

Nicolás Cabré (32) y Eugenia Suárez (20) quizás ignoren esa poesía incluida en el libro Espantapájaros, pero la interpretan fielmente. La escenografía es impecable: conjuga las arenas blancas de Playa del Carmen, las cálidas aguas del mar Caribe y la tibia cama de la habitación 146 del hotel Riu Palace Riviera Maya (cuatro estrellas y media), por la que pagan 124 dólares cada ardiente noche.


Allí están, viviendo una luna de miel soñada, en la que gritan en silencio: "Nos amamos, y la pasamos muy bien juntos". No admiten, eso sí, que cuando empezaron a salir, él habría estado vinculado a su mujer, Eugenia Tobal (36). Con ella sigue casado ante la ley, pero ambos sellaron la separación de hecho a fines de abril, cuando firmaron un acuerdo de desvinculación personal.

ESCAPADA. El viaje tuvo su prólogo en Nueva York. Pero el capítulo más caliente se escribió en la península de Yucatán, adonde llegaron el miércoles por la tarde, y reservaron, por una semana, una suite con vista a los jardines del hotel. Cada mañana desayunaban muy temprano sin salir del hotel –para no cruzarse con los argentinos que vacacionan allí–, en el restaurante Don Manolo. Ella, cuidadosa de su figura, comió siempre frutas y yogur; él, en cambio, arrasaba con el buffet. Pero siempre algún compatriota los descubría y les pedía sacarse una foto. Fóbico como es, Cabré huía y se ponía fastidioso. La China, en cambio, accedía sonriente.
 Después bajaban a la playa, a gozar como flamantes novios de la arena, el mar y el sol. Nunca se zambulleron en la piscina de agua dulce del hotel, que posee 1.257 metros cuadrados y distintos jacuzzi, ni utilizaron el bar de la piscina, Daiquiri. Durante el día, Nico sólo tomaba gaseosas. Tampoco hicieron excursiones: sólo querían estar juntos, pegados.

 A la hora del almuerzo variaban entre el restó brasileño Botagofo, el mexicano Agave o simplemente comían unas hamburguesas con papas fritas en el Chilis, el grill vecino a la pileta. Sólo una tarde, cuando bajó un poco el sol, fueron a pasear por la Quinta Avenida de Playa del Carmen, una peatonal donde se divirtieron con un grupo de músicos callejeros. El le regaló algunas artesanías y ropa de playa.


Mimos en el Caribe 
Frente a las aguas turquesa y las arenas blancas de Playa del Carmen, se relajaron después de un intenso paso de tres días por Nueva York, y gozaron de una semana al sol.



Amor a la mexicana 
La combinación perfecta para disfrutar de unos días de romance y relax en la playa. Nico no paró de hacer chistes, y aprovechaba las algas del mar para bromear con su novia. Ellos no quisieron hacer excursiones: prefirieron quedarse todo el día disfrutando del hotel y el mar.



Contigo aprendí  
A la China Suárez poco le importan el prontuario amoroso y los doce años que el galán le lleva. Cuando se enteraron de que iban a levantar Los únicos –la tira en que ambos trabajaban y donde se conocieron–, empezaron a programar esta mini luna de miel.


Fuente: Gente

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada