Nico Riera y Rocio Igarzabal: "Para los jóvenes todo es efímero"

Los actores de Dulce amor dicen que no es fácil trabajar en prime time aunque confiesan que la novela es un éxito porque la gente se cansó de ver agresiones y violencia en la TV. Desmienten rumores de noviazgo y confirman que es el último año de los Teen Angels.
Son jóvenes, exitosos y además se reconocen con buena suerte. Luego de ser elegidos por Cris Morena para Casi Angeles, y de una fenomenal carrera con la banda pop Teen Angels que sigue vigente (ver recuadro), Rocío Igarzábal (22) y Nicolás Riera (26) celebran la repercusión de Dulce amor y el espacio que les dio el productor Quique Estevanez a sus personajes Brenda Bandi y Lucas Pedroso, dentro de una historia que cuenta con un gran elenco.


—¿A qué atribuyen las buenas mediciones?
 RIERA: El éxito genera que todos estén relajados y sólo se concentren en dar lo mejor de uno. Y está buenísimo toda la gente que nos sigue. Hay una energía increíble en el elenco. No existen los aires de divas o de divos, nadie se la cree. Todos vienen a sumar por más que sean consagrados. Arturo Bonín, Georgina Barbarossa, María Valenzuela tienen la mejor onda con nosotros que recién estamos empezando, nos dan consejos, y nosotros los re escuchamos. Los libros te atrapan increíblemente y los autores le dan importancia a todas las historias, como a la nuestra que representa el amor adolescente. Dulce amor apareció en momentos que se veía mucha agresión y violencia en la televisión, entonces la gente se copó con un producto más alegre, amor y naif.
—¿Cómo se ven en la faceta de actor?
 IGARZABAL: Voy aprendiendo día a día, soy muy abierta a escuchar opiniones, a aceptar errores, grabo el capítulo y me miro para corregirme. Cuando empecé en Dulce amor dejé de exigirme de más porque si no no la pasaba bien. Nunca quise que actuar sea una obligación. Terminé el colegio, me anoté para estudiar publicidad y me llamaron para hacer un casting para Casi Angeles y Jake & Blake porque me habían visto en el musical Tarzán que hicimos con amigos de San Isidro. Fui con amigas y quedé seleccionada... Llevo cinco años trabajando sin parar.
 R: Feliz. Es mi pasión. Me encanta crecer, probar cosas, que se generen cosas, desafíos, personajes. La actuación es una adrenalina que me atrae y me genera ir por más.
—¿Toman clases de actuación?
 I: Actúo desde los 13 años, nunca fui a una escuela de teatro, pero en el colegio Nuestra Señora de la Unidad tenía comedia musical, algunas en inglés, durante muchos años. Esa es mi mayor escuela, que nunca deje de practicarlo, divertirme, cantar y bailar.
 R: Tomo clases de actuación con Gustavo García Aller en San Fernando, que por cuestiones de tiempo no puedo ir a los cursos sino que tomo particulares una vez por semana, todos los lunes.
—¿Quiénes son sus referentes?
 I: Me gustaba mucho Heagh Ledger, cuando era chiquita pensaba que me iba a casar con él. De mujeres me gusta Julia Roberts, y de Argentina me gustó Sabrina Garciarena en Maltratadas y Leticia Bredice en El Elegido.
 R: Me gustan los actores que no se quedan en lo cómodo. En este caso, Edward Norton y Johnny Depp me parecen terribles, buenísimos y extremos.
—Rocío, ¿venís de una familia de actores, no?
 I: Sí. Mi primo Ramiro (Igarzábal Silveyra) actuó en Consentidos. Si bien mi hermana más grande (Lucía) es psicóloga, la más chica (Martina) está ligada al arte al estudiar fotografía, y mi mamá toca la guitarra, canta... Son cosas que estimulan. Mi tía segunda es Soledad Silveyra pero no cruzo palabras con ella.
—En uno de los capítulos, Brenda tuvo su primera vez con Lucas. ¿Creés que la iniciación sexual pasó de ser un momento importante a un simple trámite?
 I: Es un tema delicado. Hoy en día se desvalorizó un poco lo lindo que puede llegar a ser ese momento. Hay que generar cierta conciencia, más allá del cuidado que es fundamental, de lo que significa esa unión, ese momento y del amor que genera. Hoy en día, con el tema del alcohol, las drogas, se ensució todo y se metió todo en la misma bolsa, que todo sea efímero. Es buenísimo mostrarlo en una novela para que sepan que aún existe y que es hermoso hacerlo con la persona que más amas. Hoy en día, a la mujer le cuesta mucho decir que no, tiene miedo, porque la pueden juzgar, y realmente decir que no es positivo.
—Interpretás a un ladrón, ¿viste algún personaje que te inspiró?
 R: Más que ladrón, Lucas es un estafador. Pensé en Nueve reinas, donde Darín y Pauls engañan todo el tiempo sin violencia. Es un pibe que la pasó mal en la adolescencia, sufrió mucho la diferencia social, entonces anda buscando crecer de mala manera. Mi adolescencia fue muy distinta, mis viejos siempre me dieron libertad, y no me faltó nada. Por eso está bueno componer algo diferente.
—¿Qué importancia le dan a la fama y el dinero?
 R: Soy una persona que disfruto las cosas simples: familia, amigos, una escena, el río donde hago wakeboard. Y sí, obvio que la plata ayuda, es algo que está buenísimo pero no es un objetivo, y la fama tampoco lo es aunque es verdad te da ciertos beneficios.
—La revista ‘Paparazzi’ publicó que estaban saliendo; ¿qué sintieron siendo que los dos estaban en pareja?
 I: Me entran por un oído y salen por otro. Estoy muy tranquila, feliz con mi novio (le dicen Coco) que no es del ambiente, labura con los autos, y le gustan los deportes como esquiar, surf... Cuando uno está seguro, en equilibrio, esas cosas no te generan nada. Nunca me dijo “che me re jode”.
 R: Es lógico que suceda. Debemos estar haciendo las cosas bien en la ficción para que piensen que pasa algo verdadero entre nosotros. Leí la revista en que hablaban de escenas super hot, y nada que ver. Es parte del juego. Quizás si no nos estuviera yendo bien quizá no lo hubieran inventado. Todo pasa.



El final de los Teen Angels

Este 2012 será la despedida de los Teen Angels. El quinteto en el que participan Rochi Igarzábal y Nicolás Riera (más Peter Lanzani, Gastón Dalmau y Mariana Espósito) graba el último disco que ya cuenta con el primer corte. Baja el telón. “Es la despedida de los Teen Angels y será con todo”, promete “Rochi” Igarzábal, quien evita contar detalles de las dos funciones que darán en el Gran Rex. “Estoy tratando de disfrutarlo. Estos cuatro años me fui sorprendiendo y uno nunca sabe. Pero el día que se termine todo va a ser triste”, suma Nico.

—¿Siguen en contacto con Cris Morena?
 R: No. Sólo con Gustavo (Yankelevich) por los Teen Angels. Sabemos que siempre está presente y seguramente nos acompañará en el Gran Rex. Estoy seguro de que nos ve y es una referente para escuchar sus consejos.
 I: La quiero mucho, y creo que fue la mejor escuela que pude tener para empezar en tele.
—Nicolás, participaste en “Bailando 2011”, y cuando regrese Tinelli van a competir, ¿te genera algo al conocer cómo trabaja y lo que mide su programa?
 R: Nada. Es parte del horario y está bueno que haya de todo en la televisión.  Yo disfruté muchísimo, me dio experiencia estar en un lugar con tanto rating, y con una dinámica tan grande. Marcelo maneja todo, movimientos, viendo qué pasa y qué no pasa, era  un desafío.

Duente: Perfil.com

1 Comentarios:

Anónimo dijo...

Mas tiernos!!!!!!

Publicar un comentario en la entrada