Teen Angels: un rito inocente y sexuado

Más de tres mil fanáticas que, entre letras que hablan del amor y la esperanza tocadas con ritmo de pop y rock, deliraron ante la presencia de Peter Lanzani, Lali Espósito, Gastón Dalmau, Rochi Igarzábal y Nicolás Riera el sábado por la tarde en el estadio cubierto de Newell's.

La actuación del grupo Teen Angels el sábado por la tarde en el estadio cubierto de Newell's dejó satisfechas a más de tres mil fanáticas que, entre letras que hablan del amor y la esperanza tocadas con ritmo de pop y rock, deliraron ante la presencia de Peter Lanzani, Lali Espósito, Gastón Dalmau, Rochi Igarzábal y Nicolás Riera. Más allá de la música, el show ofreció un extraño ejemplo del comportamiento adolescente que explota ante cualquier contorsión de los protagonistas, sobre todo si son pélvicas.



Los Teen Angels son un grupo vocal desprendido del programa "Casi ángeles", que se emitió por Canal 5 desde 2007 con producción de Cris Morena. Se trataba de una tira infanto-juvenil que tuvo entre sus protagonistas a Emilia Attias y Nicolás Vázquez. El éxito televisivo disparó la grabación de cinco álbumes en estudio, el último editado en julio de este año, y otros tres en vivo. La telenovela se interrumpió en 2010 pero Sony Music decidió continuar produciendo a la banda.

Como la religión. El rito no comienza con el espectáculo. Antes, las fans pintan los carteles y cosen las banderas que declaran su devoción. Luego, hacen la cola en dirección al altar o escenario, pasando por un pasillo atiborrado de merchandising, llamadas intermitentemente por el canto de las sirenas que ofrecen vinchas, fotos, pulseras y hasta escapularios con la imagen de sus ídolos.

Una vez adentro del estadio, la tensión habitual de la previa se alivianó con una pintura casi surrealista que regaló el sol colándose por los ventanales, a imagen de los haces de luz de las estampitas religiosas.

Los gritos desatados por un conteo regresivo que anunciaba la llegada del quinteto se transformaron en un ensordecedor alarido.

El concierto se resumió a una veintena de temas en los que se mezclan pop y rock con coreografías básicas y de poca imaginación. Sobresalió la escenografía de pantallas en forma de barras que atraviesan el escenario y donde se imprimen figuras, colores o palabras.

Temas como "Estoy aquí otra vez", "Vamos a bailar", "Todo puede ser mejor" y la caribeña "Loco por volverte a ver" apuntalaron la respuesta del público que deliró con temas lentos, banquetas de por medio, como "Pensando en vos" y "Vuelvo a casa". Aunque lo más destacado siga siendo el rasgo sexuado que el producto hace emerger en los chicos. Un ruido en la cultura que queda diluido cuando las lágrimas piden por más Teen Angels.

Fuente: La Capital

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada